El Lápiz es un artista urbano consciente cuando se refiere a la música urbana y su impacto social como hilo conductor de una mejor formación o, por el contrario, de degradación.

Ante esta situación admite que gran parte de la música urbana que se hace hoy en día no contribuye a un buen desarrollo como nación, pero enfatiza que no son los exponentes quienes deben regularizar su estilo de trabajo sino que el papel fundamental lo juegan los medios difusores que aceptan propagar música desechable.

“Hay un público que consume mucha música que desvalora, pero lamentablemente es la música que se está posicionando número uno en una República Dominicana que cada día se deteriora, no por la música urbana sino por la incompetencia de las autoridades que están para regular este tipo de difusión”, aseguró El Lápiz durante una rueda de prensa en Hard Rock Café de Blue Mall, donde ofreció detalles de la celebración de sus 15 años en la música.

En ese tenor agregó: “Yo respeto cuando dicen que la música urbana le falta todavía, pero no es un asunto del género sino de los medios de comunicación que se prestan para difundir este tipo de contenido porque si pasara por un filtro, si hubiese una responsabilidad de un director de una emisora o TV que diga: -no, yo no voy a pasar esto porque su contenido es dañino para la sociedad y deteriora la familia-, no pasara nada de lo de hoy en día, los artistas solo exponen y los medios lo difunden”.

En cuanto a si estaría dispuesto a hacer un llamado positivo al mismo Estado dominicano y a la Comisión Nacional de Espectáculos Públicos y Radiofonía para frenar la difusión de música negativa, expresó que eso no le corresponde.

“Yo entiendo que nadie está en virtud de hacer llamados; en el momento que yo me siente a hacer un llamado me estoy sintiendo alguien importante y el principio de la importancia no parte de tus logros ni de tu certeza, la importancia radica en el corazón de quien te la brindaÖ”, afirmó el intérprete de “Limonada coco” (featuring con Musicólogo).

Sobre el tema abundó: “Pienso que mientras más me limito más me libero, es lo que yo siempre he hecho, estoy pendiente de mi trabajo y de lo que hago, estoy al tanto de la farándula y de todo tipo de parafernalia, como mi trabajo se trata de llevar un mensaje, trato de que sea preciso, directo, conciso y objetivo. Reitero en mi posición no como un llamado, los culpables son los medios difusores”.