Dentro de pocos días ocurrirá uno de los acontecimientos celestiales más esperados de las últimas décadas: un eclipse total solar. Pero, aunque son fascinantes, el tiempo de los eclipses está contado. Dentro de unos 600 millones de años dejarán de existir para la Tierra.

Así lo ha explicado Richard Vondrak, científico lunar del centro de vuelo espacial Goddard de la NASA. Las condiciones para que se lleven a cabo los eclipses totales son muy precisas y no durarán para siempre.

“Un eclipse total solar es una danza en la que participan tres seres: la Luna, el Sol y la Tierra. Solo puede suceder cuando se lleva a cabo una alineación exquisita y precisa entre la luna y el Sol en nuestro cielo.

Con el paso del tiempo el número y la frecuencia de los eclipses solares será cada vez menor. Dentro de unos 600 millones de años la Tierra experimentará la belleza y el drama de un eclipse total solar por última vez.”

Los eclipses solares se forman dependiendo de la alineación de la Luna con el Sol vista desde la Tierra. No obstante, el tamaño de nuestro satélite natural y nuestra estrella tiene mucho que ver en esto. Desde nuestro planeta, el Sol es aproximadamente unas 400 veces más ancho que la Luna, pero el satélite natural se encuentra 400 veces más cerca que la estrella. El problema es que la Luna se aleja de la Tierra unos 4 centímetros cada año.