El caso del cazador cazado ha sucedido en Texas (Estados Unidos).

Un hombre, que se mantiene en el anonimato, se encontró en su jardín un espécimen del citado animal, característico del continente americano.

 Larry Rowe, Sheriff del condado de Cass (Texas), ha informado que el hombre “cogió su revólver y disparó tres veces contra el armadillo”.

Este animal se caracteriza, como las tortugas, por tener un caparazón muy duro, que le protege de los posibles peligros.

Una de las balas rebotó en el mamífero y acabó impactando en la mandíbula del individuo, que fue trasladado al hospital donde le extrajeron el proyectil.

No se ha encontrado el cuerpo del armadillo, por lo que se piensa que pudo huir con vida.