Contrario a lo que muchos piensan, limpiarse los oídos con hisopos no es tan saludable e higiénico y puede acarrear problemas con la audición, esto según la Academia Americana de Otorrinolaringología, que estudia enfermedades del oído y la garganta.

La institución advirtió además sobre la limpieza excesiva de los oídos. Según la explicación de la institución internacional al introducir el algodón dentro de tus oídos, te estás arriesgando a armarlos con un exceso de cerumen, una condición médica llamada impactación de esa sustancia grasa.

Los oídos están diseñados para limpiarse a sí mismos gradualmente empujando la cera hacia fuera, pero mediante el uso de materiales externos podrías estar llevando todo ese exceso de cera de nuevo hacia adentro.

“Es un fuerte recordatorio a los pacientes que la salud del oído comienza con ellos, y hay muchas cosas que deben hacer, así como muchas cosas que deben dejar de hacer de inmediato para evitar daños a los oídos”, explicó Seth Schwartz de la Academia.

Según el estudio, dado a conocer por el portal “Muy Interesante”, la cera hace un trabajo esencial de mantener los oídos sanos. La sustancia no solo los limpia, sino que les impide secarse y ayuda a las orejas a sudar naturalmente.

La cera también bloquea las partículas de suciedad, que tratan de invadir nuestros conductos auditivos. Normalmente, a través de procesos como la masticación, o cualquier movimiento de la mandíbula , y del crecimiento de más células de la piel, la cera se empuja lentamente hacia fuera, se endurece y luego cae de nuestros oídos o se lava.

Sin embargo, a veces este proceso no funciona como está diseñado. La acumulación de cerumen no natural es un problema para alrededor de uno de cada 10 niños y uno de cada 20 adultos, número que va aumentando a medida que las personas envejecen.

Si tienes el hábito de “limpiar” tus oídos con hisopos lo recomendable, según los expertos citados, es parar de hacerlo para evitar daños mayores.

Otra gráfica que muestra lo que sucede en los oídos cuando utilizamos hisopos para limpiarlos.