Gases, corridas, gritos, desesperación y, en el medio, la calma de una mujer que decidió permanecer parada y enfrentar el avance de unos de los vehículos del ejército que Nicolás Maduro dispuso sacar a las calles de Caracas para frenar la masiva marcha en contra de su Gobierno.